Estás en > Terras Gauda

Terras Gauda Etiqueta Negra 2015  

91

93

Nueva etiqueta de Terras Gauda Etiqueta Negra 2015.

Terras Gauda Etiqueta Negra es uno de los vinos más especiales de la bodega, que ha definido un estilo propio de entender el potencial de guarda de los blancos gallegos en las Rías Baixas.

En él, se busca el perfecto ensamblaje entre el carácter frutal de las variedades Albariño, Caíño blanco y Loureiro y la sutileza del roble francés.

Cada una de las uvas aporta su peculiaridad al coupage: la Albariño entrega sus aromas frutales y sensación de volumen en boca, por su parte, la Loureiro proporciona buena intensidad aromática floral y finalmente la Caíño es responsable de su gran estructura y singularidad.

El resultado es un magnífico vino blanco que conserva la acidez frutal, pero regala al paladar elegantes notas maduras de su paso por barrica.

El vino Terras Gauda Etiqueta Negra 2015, de que solamente hay 6750 botellas tiene una larga guarda, se prevé que continúe evolucionando favorablemente durante 6 o 7 años.

Tamaño de la botella

0,75l


Tipo

Vino blanco joven con crianza
Crianza


Añada

2015


Uva

Loureira
Albariño
Caiño


D.O.

Rías Baixas


Barrica

Roble Francés


Temperatura de consumo

Se recomienda servir a 12ºC


Graduación

12%


Vista

A la vista, el vino Terras Gauda Etiqueta Negra presenta un vivo color amarillo paja intenso, muy atractivo.

Nariz

En nariz, este vino blanco D.O Rías Baixas destacan los nítidos aromas de clementina, melón, membrillo y piña madura apoyados en delicadas notas de crema catalana, mantequilla fundida y suaves recuerdos de pan tostado.

Boca

Potente, elegante y madura. El Etiqueta Negra de Terras Gauda resulta amplio, denso y con una acidez que le augura una gran longevidad. El largo final de boca aporta sensaciones maduras y envolventes junto a toques tostados de la madera.

Maridaje

Terras Gauda Etiqueta Negra es ideal con pescados y mariscos.

Envejecimiento Terminada la fermentación alcohólica, el vino se somete a una crianza sobre lías durante 4 meses con battonages periódicos, produciéndose a la vez la fermentación maloláctica. El vino se va afinando gracias a un reposo en frío en el depósito y posteriormente en la botella.